Make your own free website on Tripod.com

 

 

 

 

 

 

Text Box: LINAJE ESCOGIDO
Análisis del Evangelio de Juan

Autor: Juan, el apóstol.

Fecha: Incierta, probablemente en la última parte del primer siglo.

Propósito Principal: Inspirar fe en Jesucristo como el Hijo de Dios.

Textos Claves: 20:31

"Pero estas se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que, creyendo, tengáis vida en su nombre."

                            3:16

"»De tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, sino que tenga vida eterna."

Particularidades:

Es considerado por muchos como el libro más profundo y más espiritual de La Biblia.

En él, Cristo da una revelación más completa de sí mismo y de Dios, que en cualquiera de los evangelios sinópticos.

Quizás el más notable de todos los distintivos de su evangelio es el hecho de que más de la mitad del espacio en el libro se dedica a los sucesos de la vida de Cristo y sus palabras durante sus últimos días.

Discursos y conversaciones encontrados sólo en el evangelio de Juan:

La conversación con Nicodemo (3:1-21).

La conversación con la mujer de Samaria (4:1-26).

Discurso a los judíos en la fiesta de los Tabernáculos (7:14-38).

La parábola del Buen Pastor (Cap. 10).

Serie de instrucciones privadas a los discípulos, sus palabras consoladoras y su oración intercesora (Caps. 14 - 17).

Su encuentro con los discípulos en el mar  de Galilea (Cap. 21).

Milagros registrados solo en el evangelio de Juan:

El agua transformada en vino (2:1-11).

La sanidad del hijo de funcionario del rey (4:46 - 54).

La sanidad del hombre del estanque (5:1 - 9).

El ciego de nacimiento (9:1 - 7).

La resurrección de Lázaro (Cap. 11).

La segunda pesca milagrosa (21:1 - 6)

Propósito

Juan, el autor del cuarto evangelio, manifiesta con admirable concisión el propósito que lo mueve a escribirlo. Como dialogando figuradamente con sus futuros lectores, les explica que las señales milagrosas hechas por Jesús y recogidas «en este libro... se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que, creyendo, tengáis vida en su nombre» (20.30–31). Esa es, en resumen, la intención que guía al evangelista a recopilar también el conjunto de enseñanzas y discursos reveladores de la naturaleza y razón de ser de la actividad desarrollada por Jesús, el Mesías, el Hijo unigénito (1.14), enviado por el Padre para «quitar el pecado del mundo» (1.29) y para dar vida eterna a «todo aquel que en él cree» (3.13–17).

El autor del evangelio de Juan (=Jn) se presenta a sí mismo, al igual que a Juan el Bautista, como un testigo vivo de la revelación de Dios. Nadie ha visto a Dios jamás (1.18), pero ahora se ha dado a conocer por medio de su Hijo (19.35; 21.24. Cf. 1.6–8, 15). Encarnado en la realidad humana, el Cristo preexistente y eterno viene a conferir a nuestra historia un nuevo sentido, una categoría que excede a toda nuestra capacidad de comprensión y razonamiento. De ello, Juan el Bautista rindió un testimonio precursor al comienzo del ministerio público de Jesús. Ahora lo hace Juan el evangelista desde la perspectiva del Cristo que vive a pesar de la muerte, del Señor que con su muerte ha vencido al mundo (16.33) y que es vida para todo el que le acepta por la fe (11.25–26).

El recuerdo del Resucitado está siempre presente en el corazón del autor de este evangelio, como sin duda lo estuvo en el de cada uno de los discípulos que acompañaron al Señor durante los días de su existencia terrenal (Cf. 2.17, 22; 12.16; 14.26; 15.20; 16.4). Y el acontecimiento de la resurrección es como una línea luminosa que corre de principio a fin del libro de Juan y permite contemplar la figura única e irrepetible del Mesías salvador.

Más que ofrecer una biografía de Jesús en el sentido estricto que hoy damos a la palabra, lo que Juan pretende es introducir al lector en una profunda reflexión acerca de la persona del Hijo de Dios y del misterio de la redención que en él nos ha sido revelado. En Cristo se ha manifestado el amor de Dios, y por medio de él, el creyente tiene acceso a las moradas eternas (14.2, 23); es decir, a una vida de comunión con el Padre.

Particularidades del Evangelio

El punto de partida del cuarto evangelista para su consideración del Mesías no es el mismo que el de Mateo, Marcos y Lucas. Juan busca otros enfoques, de manera que a menudo se refiere a situaciones y eventos, o incluye palabras, enseñanzas y discursos de Jesús no atestiguados por los sinópticos. Esto permite suponer que probablemente Juan, contando con alguna fuente de información propia, pudo ampliar determinados datos conocidos y transmitidos por aquellos; sobre todo teniendo presente que, de acuerdo con el criterio más ampliamente aceptado, la redacción del cuarto evangelio tuvo lugar después de la aparición de los otros tres, en fechas próximas ya al final del s. I.

Un aspecto singular de este evangelio es el interés que muestra por dejar constancia de la localización de los acontecimientos. Y curiosamente, en tanto que Mateo, Marcos y Lucas prestan mayor atención a la actividad desarrollada por Jesús en Galilea, Juan se fija de modo especial en los hechos que tienen lugar en Jerusalén (pero cf. Jn 2.12; 4.43–54; 6.1–7.9). Al propio tiempo pone de relieve que determinadas fiestas del calendario judío parecen marcar los momentos escogidos por el Señor para entrar en la ciudad: la Pascua (2.23; 11.55), los Tabernáculos (7.2), la Dedicación del Templo (10.22) e incluso una fiesta no precisada (5.1).

Esta relación simultánea de Jesús con Jerusalén y con las festividades judías es uno de los elementos de composición que contribuyen a dar al texto de este evangelio su peculiar colorido. Pero no es el único, pues existen otros rasgos igualmente característicos que es menester tener presentes. Destacan entre ellos:

(a) el lenguaje simbólico (ej.: el Verbo 1.1; el agua 7.37; el pan, 6.35; la luz, 8.12)

(b) las imágenes tomadas del AT (ej.: el pastor y las ovejas: 10.1–18, cf. Sal 23; la vid y los pámpanos 15.1–6, cf. Is 5.1–7)

(c) las referencias culturales o a la naturaleza humana (ej.: la boda en Caná, la personalidad de Nicodemo, la mujer samaritana, el ciego de nacimiento).

Autor

Detalles como los indicados caracterizan al autor como un auténtico judío, profundamente religioso y buen conocedor de las tradiciones y las expectativas de su pueblo; pero un judío que ha encontrado en Jesús de Nazaret al Mesías esperado, al Salvador y Señor «de quien escribieron Moisés, en la Ley, y también los Profetas» (1.45; 12.32–34, 38; 15.25). Sin embargo, no contamos con mucha más información acerca de la persona de este evangelista. Diríase, más bien, que él mismo desea ocultar su identidad tras un anonimato apenas quebrantado cuando se refiere a aquel discípulo «al cual Jesús amaba» (13.23; 19.26; 20.2; 21.20), del que en 21.24 se dice que fue quien «escribió estas cosas». La tradición que atribuye el evangelio al hijo de Zebedeo, a «Juan, hermano de Jacobo» (Mc. 3.17), se remonta al s. II.

Contenido

A lo largo de los años se han hecho diversos esfuerzos por establecer de algún modo la cronología de los sucesos referidos en el cuarto evangelio, o por agrupar lógicamente sus elementos literarios. Como es evidente que el propósito de Juan no fue redactar una crónica, sino crear una atmósfera de reflexión que conduzca al lector a la fe en Jesucristo, el Hijo de Dios, la composición del libro también debe considerarse desde este punto de vista.

De otra parte, lo que sí resulta claro en una primera aproximación al texto es su división en dos grandes secciones. De ellas, la una llega hasta el final del capítulo 12 y está centrada en el ministerio público de Jesús; la otra, que comprende los capítulos 13 a 21, narra lo acaecido en Jerusalén durante la última semana de la vida terrenal de Jesús, incluyendo su pasión y muerte, y su resurrección.

El bloque de capítulos que forma la primera sección del libro se abre con un Prólogo (1.1–18) que, con resonancias de Gn 1.1, exalta la encarnación de la Palabra de Dios, eterna y creadora, en la persona de Jesús, el Cristo. Junto a otros asuntos, el evangelio refiere aquí un total de siete milagros o señales realizadas por el Señor para manifestar su gloria y para que sus discípulos creyeran en él (2.11; 4.48; 5.18; 6.14; 9.35–38; 11.15, 40). Son las siguientes:

1. La conversión del agua en vino (2.1–11)

2. La curación del hijo de un oficial del rey (4.46–54)

3. La curación de un paralítico (5.1–18)

4. La alimentación de una multitud (6.1–14)

5. Jesús camina sobre las aguas (6.16–21)

6. La curación de un ciego de nacimiento (9.1–12)

7. La resurrección de Lázaro (11.1–45).

Respecto de estos actos milagrosos es importante subrayar lo que también se percibe en primer lugar en la intención del evangelista; a saber, su propósito de destacar el sentido profundo de esos milagros como manifestaciones de la actividad mesiánica de Jesús. A dar realce a este enfoque contribuyen los diálogos y discursos que en diversas ocasiones acompañan al relato de las señales (así en 5.17–47; 6.25–70; 9.35–10.42; 11.7–16, 21–27).

La segunda parte del libro muestra a Jesús en su enfrentamiento con los poderes públicos, representados particularmente por las autoridades religiosas judías. Encabeza la sección el lavamiento de los pies de los discípulos y la predicción de la traición de Judas (13.1–30); viene luego un largo discurso dirigido a los discípulos (14.1–16.33), que concluye con una oración conocida como «sacerdotal» (17.1–26). Los capítulos 18 y 19 contienen el relato del arresto, juicio, muerte y sepultura de Jesús; y los capítulos 20 y 21 son el testimonio que Juan rinde de la resurrección de Jesús y de las diversas apariciones del Resucitado.

Esquema del Evangelio [las subdivisiones que aparecen en el texto se han agrupado en unidades mayores]:

Prólogo (1.1–18)

1. Ministerio público de Jesús, el Cristo (1.19–12.50)

a. Juan el Bautista (1.19–34)

b. Jesús comienza su ministerio (1.35–3.36)

c. Revelación de Jesús como el Cristo y enfrentamiento con las autoridades judías (4.1–6.71)

d. Revelación de Jesús como la luz y la vida para el mundo (7.1–12.50)

2. Pasión, muerte y resurrección (13.1–21.23)

a. La última cena (13.1–17.26)

La cena. El nuevo mandamiento. Discursos de despedida (13.1–16.33)

La oración sacerdotal (17.1–26)

b. Arresto, juicio, muerte y sepultura (18.1–19.42)

c. La resurrección (20.1–21.23)

El sepulcro vacío (20.1–10)

Jesús se aparece a María Magdalena (20.11–18)

Jesús se aparece a los discípulos (20.19–21.23)

Epílogo (21.24–25)

 

Reina-Valera 1995—Edición de Estudio, (Estados Unidos de América: Sociedades Bíblicas Unidas) 1998.

La Biblia de Referencia Thompson, Versión Reina-Valera 1960, Referencia Temática # 4250.

 

Linaje Escogido

Página Principal    Que es La Biblia    Contenido de La Biblia    Antecedentes Históricos    La Biblia en Español

Los Libros de La Biblia    Mapas Bíblicos    Tema de Estudio    Reflexiones    Sus Comentarios