Make your own free website on Tripod.com

 

 

 

 

 

 

Text Box: LINAJE ESCOGIDO
Análisis del Libro de Proverbios

Autores: A Salomón se le acredita generalmente el haber escrito un gran número de los proverbios. Aun es probable que estos no fueran suyos originalmente. Los capítulos 30 y 31 son las palabras de Agur y Lamuel.

Propósito Principal: Dar instrucción moral, especialmente a los jóvenes.

Texto Clave: 1:4 "Para dar sagacidad a los simples, y a los jóvenes inteligencia y cordura.

Pensamiento Clave: El temor al Señor, mencionado cerca de 14 veces.

El libro

El libro de los Proverbios (=Pr) pertenece al grupo de los denominados genéricamente "poéticos y sapienciales". (Véase Introducción a los Libros Poéticos y Sapienciales.) Consta de una serie de colecciones que, en forma de máximas, refranes, dichos y poemas, transmiten la antigua herencia de la sabiduría de Israel. El contenido, en su conjunto, está encabezado por el título «Los proverbios de Salomón hijo de David, rey de Israel» (1.1), razón por la cual la obra completa se ha atribuido a menudo a aquel monarca, célebre por su sabiduría y autor de tres mil proverbios y mil cinco cantares (1 R 4.29–34).

En efecto, una lectura atenta del libro pone pronto de relieve la complejidad de su composición, que es mayor de lo que pudiera apreciarse a primera vista. Aparte de Salomón, se cita como autores o recopiladores de dichos y sentencias a Agur hijo de Jaqué (30.1) y al rey Lemuel (31.1), ambos, según se cree, oriundos de la tribu Massa, descendientes de Ismael (Gn 25.14). En tres ocasiones se especifica que Salomón es autor de los proverbios que siguen (1.1; 10.1; 25.1); en otras dos se atribuyen a "los sabios" (22.17; 24.23), y en una se menciona la colaboración de los copistas al servicio de Ezequías, rey de Judá (25.1).

Los proverbios y la sabiduría popular

La historia de todos los pueblos está plagada de hechos y acontecimientos en los que siempre el ser humano ha tratado de comprender las claves de su propia realidad y su relación con el mundo que lo rodea, y de adoptar los comportamientos idóneos para todo momento y circunstancia de su existencia. La infinita variedad de fenómenos conocidos y la observación de muchos de ellos, repetidos de manera regular y cíclica, ha permitido enriquecer la experiencia de cada generación y deducir las actitudes que mejor convienen al desarrollo de la vida y la cultura de la humanidad.

La más genuina sabiduría popular se basa en esa experiencia, acumulada y transmitida de padres a hijos, frecuentemente en forma de máximas sencillas que, por lo general, son como lecciones morales brevísimas y fáciles de retener en la memoria. La validez de algunas de ellas queda a veces ceñida a un grupo humano de determinadas características de raza, nación, religión, idioma o costumbres; pero también las hay que pasan de un pueblo a otro y de una a otra época. Se trata, en este segundo caso, de pensamientos de valor universal que pueden integrarse de inmediato en culturas ajenas a la de origen. Así sucede en buena medida en Proverbios, donde, por otra parte, también se aprecian reflejos de sabiduría popular no israelita: mesopotámica, egipcia y de otros pueblos del antiguo Oriente medio; por ejemplo, las dos colecciones de refranes atribuidas respectivamente a Agur y a Lemuel (30.2–33 y 31.1–9), o el paralelismo existente entre Pr 22.17–23.12 y un famoso texto del escriba egipcio Amenemope, de alrededor del año 1000 a.C.

Un proverbio de contenido sapiencial se llama mashal en hebreo, palabra emparentada con una raíz que, junto a otros significados, incluye el de "dominar" o "regir". Esta idea tipifica al auténtico mashal como una expresión persuasiva y estimulante, cualquiera que sea la forma en que se presente: como proverbio o refrán propiamente dicho, como máxima moral o como sentencia que sopesa y compara diversas conductas y actitudes adoptadas frente a la vida. En ocasiones, mashal significa también parábola, alegoría, fábula e incluso acertijo.

La sabiduría en el libro de los Proverbios

La sabiduría de Proverbios se centra sobre todo en los ámbitos de la vida no regulados por ordenanzas cúlticas ni mandamientos expresos del Señor. Por esta razón, la mayor parte del libro no se refiere a temas propiamente religiosos. Se refiere, más bien, a los que son específicos de la existencia humana, ya sea en su dimensión personal (el individuo) o colectiva (la familia y la sociedad en general): la educación (13.24), la familia (12.4; 19.14; 21.9; 31.10–31), el adulterio (6.24; 23.27), la relación entre padres e hijos (10.1; 28.24; 30.17), la relación entre el rey y sus súbditos (14.35; 22.29; 25.6; cf. 16.12), y la honradez en los negocios (11.1; 20.10, 23). En algunas textos se plantean cuestiones generales de moral (cf. 12.17; 15.21), y en otros se proponen reglas de urbanidad y conducta social (23.1–3; 25.17; 27.1). En todos estos casos, lo evidente es que Proverbios considera la sabiduría como un principio esencialmente práctico, fundamentado en la observación, la experiencia y el sentido común, y orientado hacia los múltiples aspectos de la actividad humana.

Sin embargo, no sería correcto olvidar que la religión de Israel también marcó con su propio sello esa misma sabiduría que se adquiere por medio de la experiencia. Prueba de ello es la afirmación que abre la primera de las colecciones de proverbios: «El principio de la sabiduría es el temor de Jehová» (1.7; 9.10; cf. Job 28.28; Sal 111.10); lo cual significa que la única verdadera sabiduría es la que entraña una forma de vida basada en la obediencia a Dios y manifestada en el amor a la bondad y a la justicia (9.10; 31.8–9; cf. 17.15, 23; 18.5). Y en el poema en el que se elogia a la mujer virtuosa, con el que también se cierra el libro (31.10–31), vuelve a hacerse mención del temor de Jehová (v. 30).

En Proverbios, la mente de los sabios de Israel aparece como subyugada por la doctrina de la retribución, es decir, del premio o el castigo que merece la actuación humana, según sea buena o mala. Esta idea, que se presenta a menudo, se enuncia de modo terminante en 11.31: El justo será recompensado en la tierra; y otro tanto sucederá con el impío y el pecador (cf. 3.31–35; 12.7, 14; 17.5; 24.12; 28.20). Pero como la experiencia demuestra que la felicidad no siempre es en esta vida corona de la virtud, ni la desgracia lo es de la maldad (cf. Sal 73.1–12; Jer 12.1–2), llegó un momento en que el pensamiento de la retribución, habiendo entrado en crisis, dio paso a la gozosa enseñanza del amor y el perdón de Dios, ya recogida en libros como Job y Eclesiastés.

Esquema del contenido:

1. Introducción (1.1–7)

2. Primera colección: «Poemas» (1.8–9.18)

3. Segunda colección: «Proverbios de Salomón» (10.1–22.16)

4. Tercera colección: «Palabras de los sabios» (22.17–24.22)

5. Cuarta colección: «Dichos de los sabios» (24.23–34)

6. Quinta colección: «Proverbios de Salomón» (25.1–29.27)

7. Sexta colección: «Palabras de Agur» (30.1–33)

8. Séptima colección: «Palabras del rey Lemuel» (31.1–9)

9. Apéndice: «Elogio de la mujer virtuosa» (31.10–31)

 

Reina-Valera 1995—Edición de Estudio, (Estados Unidos de América: Sociedades Bíblicas Unidas) 1998.

La Biblia de Referencia Thompson, Versión Reina-Valera 1960, Referencia Temática # 4227

 

Linaje Escogido

Página Principal    Que es La Biblia    Contenido de La Biblia    Antecedentes Históricos    La Biblia en Español

Los Libros de La Biblia    Mapas Bíblicos    Tema de Estudio    Reflexiones    Sus Comentarios