Make your own free website on Tripod.com

 

 

 

 

 

 

Text Box: LINAJE ESCOGIDO
Análisis del Libro Primera de Tesalonicenses

Autor: El apóstol Pablo.

Fecha: El año y el lugar no se han determinado con seguridad. Se cree generalmente que ésta fue la primera de todas las cartas de Pablo y probablemente fue escrita desde Corinto, 49 - 54 d.C.

La Iglesia: Fue fundada por Pablo en su segundo viaje misionero. Allí encontró una oposición violenta a su obra, pero tuvo éxito en ganar a algunos judíos y a numeroso griegos, que le hizo posible el establecimiento de una iglesia fiel. Lea Hechos 17:1 - 10.

Marco Histórico: Pablo había enviado a Timoteo a animar y a fortalecer a la iglesia. Este a su regreso le dio un informe que evidentemente motivó al apóstol a escribir la carta. (ver 3:6).

Temas Principales: Esta es una de las cartas más personales de todas las de Pablo. No es tan doctrinal o polémica como algunas de las otras.

El cuerpo de de la carta consiste principalmente de recomendaciones, reminiscencias personales, consejos y exhortaciones. La verdad central, resaltada ampliamente, es la esperanza futura de la venida de Cristo.

Tesalónica

En vida del apóstol Pablo, Tesalónica (la actual Salónica) era la capital de la provincia romana de Macedonia. Gozaba de una economía floreciente, debida en gran parte a su magnífico emplazamiento, con un puerto que se abría al mar Egeo y daba entrada y salida a buena parte del importante tráfico comercial entre Roma y Asia Menor.

La población tesalonicense era numerosa. Estaba formada por una mezcla de residentes nativos y extranjeros, agrupados estos últimos en colonias de las más diversas nacionalidades, entre las cuales se contaba la judía, que debía de ser importante puesto que disponía de su propia sinagoga (Hch 17.1).

El evangelio en Europa

Pablo y sus colaboradores fueron los primeros en llevar a Europa el evangelio de Jesucristo. Habiendo zarpado del puerto de Troas, desembarcaron en Neápolis y luego se dirigieron a Filipos (Hch 16.11–12), desde donde, «pasando por Anfípolis y Apolonia, llegaron a Tesalónica» (Hch 17.1; 1 Ts 2.1–2).

El libro de los Hechos registra las discusiones que Pablo mantuvo con los judíos de Tesalónica durante tres sábados (Hch 17.2). La estadía del apóstol en la ciudad se prolongó probablemente por unos tres meses, a juzgar por todo lo que allí aconteció (Hch 17.4–9; cf. Fil 4.16 acerca de la ayuda recibida «una y otra vez» de los filipenses).

La actividad de Pablo en Tesalónica dio como fruto la conversión de algunos judíos, «un gran número de griegos piadosos, y mujeres nobles no pocas» (Hch 17.4). Pero también provocó los celos de «judíos que no creían», los cuales «alborotaron la ciudad» hasta el punto de obligar al apóstol a abandonarla precipitadamente (Hch 17.5–10).

Fecha y lugar de redacción

Desde Tesalónica, Pablo se dirigió a Berea (Hch 17.10), luego a Atenas (Hch 17.15) y finalmente a Corinto (Hch 18.1), donde alrededor del año 50 redactó esta Primera epístola a los Tesalonicenses (=1 Ts) (3.6; cf. Hch 18.5). Es la carta más antigua de las que conocemos del apóstol y, probablemente, también el documento más antiguo del NT.

La intención de Pablo era regresar pronto a Tesalónica, pero no pudo hacerlo. Así es que desde Atenas mandó a Timoteo (2.17–18; 3.2, 5–6), encargándole que animara a los creyentes y que luego se reuniera con él para informarle de la marcha de los asuntos en aquella iglesia.

Timoteo hizo el viaje, y volvió a Corinto. En términos generales, las noticias que llevaba a Pablo eran buenas, aunque también hablaban de cierta falta de madurez entre los cristianos de Tesalónica. De todos modos, Pablo se sintió satisfecho, y no tardó en manifestarlo por escrito.

Contenido y estructura

La primera de las dos secciones principales en que se divide el texto (2.1–3.13 y 4.1–5.24) está precedida de un saludo (1.1) y una acción de gracias (1.2–10). Tras esta introducción, el apóstol recuerda su ministerio en Macedonia (2.1–16), expone las razones que lo movieron a enviar a Timoteo en vez de volver él mismo a Tesalónica (2.17–3.5) y da gracias a Dios por las buenas noticias de las que Timoteo, al regresar, había sido portador (3.6–13).

La segunda sección contiene una exhortación a vivir en paz y en fidelidad a Dios (4.3–12). El retorno del Señor, dice, es inminente; pero el momento, desconocido. Por lo tanto, es necesario estar atentos y vigilantes (4.13–5.11), puesto que su día «vendrá así como ladrón en la noche» (5.2). Los que ya murieron, resucitarán (4.13–16); y juntos, ellos y «los que hayamos quedado, seremos arrebatados... para recibir al Señor en el aire, así estaremos siempre con el Señor» (4.17).

La carta concluye con una invitación a todos los creyentes (5.25–28), para que cumplan con solicitud sus responsabilidades como miembros de la iglesia de Jesucristo (5.12–24).

Esquema del contenido:

Prólogo (1.1–10)

1. Ministerio de Pablo en Tesalónica (2.1–3.13)

2. Diversas exhortaciones (4.1–5.24)

Epílogo: Salutaciones y bendición final (5.25–28)

 

Reina-Valera 1995—Edición de Estudio, (Estados Unidos de América: Sociedades Bíblicas Unidas) 1998.

La Biblia de Referencia Thompson, Versión Reina-Valera 1960, Referencia Temática # 4260.

 

Linaje Escogido

Página Principal    Que es La Biblia    Contenido de La Biblia    Antecedentes Históricos    La Biblia en Español

Los Libros de La Biblia    Mapas Bíblicos    Tema de Estudio    Reflexiones    Sus Comentarios